Sábado, 22 julio 2017
Última actualización: Viernes, 21 julio 2017 15:30
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Vicent Ibañez
Lunes, 26 junio 2017

Espantado. 150 días después

Marcar como favorita

Si la vieja política y el autobombo eran los pecados a redimir. Si la transparencia, la verdad y el diálogo eran las banderas. Si escuchar al pueblo, darle la palabra, era el fin. No parece que se esté consiguiendo. Al menos no lo percibo.

En primer lugar, veo que el modelo participativo, el interés público para participar, se ha enfriado. Miremos los Foros de Reiniciem. Incluso, observemos que, con el traslado de los plenos a las Casas de la Puríssima, el colapso se produjo en el patio de concejales, en contraste con el amplio espacio que queda ahora el patio de butacas.

 

Tendremos que reconocer que no ha llegado al ciudadano este modelo de política, sea porque no se acierta en el planteamiento, o tal vez porque fue una respuesta al hartazgo de la situación política anterior. Los Foros son reuniones familiares y los Plenos, por mucho ánimo, cambio de ubicación, gastos para el acondicionamiento del lugar, escasamente van los representantes de los medios de comunicación y algún familiar.

 

No me tildéis ahora de aguafiestas. O tildadme de lo que os apetezca. Así son los hechos y a las imágenes me remito.

 

También, el viejo vicio. Aunque nos libramos de los asesores por designación directa, tenemos la suerte de tenerlos en nómina. No por ello son mejores que los felizmente jubilados. Los asesores actuales, son de la familia, y ahora y en tiempos pasados tienen y tenían la misma capacidad: El vicio de saltarse el escalafón y dar crédito a quien desconoce todos los ángulos de la situación. Después, cuando intentan resolver la situación, la desconfianza se ha instalado.

 

Observo, que el tripartito, parece que por eso de ver quien se lleva el gato al agua en las próximas elecciones municipales, pugnan entre ellos y con la oposición. Las concejalías son, como al principio de los tiempos, reinos de taifas.

 

Si es obligación de la organización municipal realizar todo lo que sea necesario para gestionar los servicios que la ley le encomienda, sin discriminaciones o favores. Y la ley también establece el secreto profesional, la defensa de la privacidad y la obligación del trabajador público de poner en conocimiento de la justicia, la injusticia. Si es así, no entiendo porque hay que pregonar lo que es obligación, salvo que volvamos al autobombo. Y el autobombo es inseguridad.

 

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

 

Percibo una tendencia a magnificar algo que a nivel del pueblo es casi normal. Que, con un remache, estaría bien, pero se remacha y remacha, como esperando que alguien meta la pata. Me parece una suprema tontería la propuesta de pintar los bancos de la Plaça de l’Església Vella, y por el motivo que se hace. Primero porque se rompe la norma del casco antiguo, y por otra, se puede ser más original y no copiar…

 

Podrían los andaluces pedir la instalación de la bandera en la “Estatua de la Libertad” y pintar la peana de la señora Dolores Piera de blanco y verde. Los católicos la instalación en la parte alta de la antena del edificio consistorial el Ojo de la providencia u Ojo que todo lo ve. Y los que opinan que la Roca 17 no existe, pedir la instalación de un acuario en la Lonja.

 

No me tildéis ahora de tener prejuicio sexual. O tildadme de lo que queráis. Lo que quiero expresar es que hay que valorar y equilibrar las campañas, loables todas, y no caer en la pesadez (consiguiendo el efecto contrario) u obviando otras tan loables como las que más.

 

Y, en fin, he notado una tendencia a fabricar eslóganes. Frases de corto recorrido, que al fin no se materializan en beneficios para el conjunto de la comunidad.

 

No me tildéis de carca, O tildadme de lo que queráis. Lo que quiero cuestionar es que, por ejemplo, uno de los eslóganes utilizados "sabemos dónde están nuestras raíces", me lo expliquen. De cepellón nos trasplantaron a casi todos. Desarróllenme la idea. Con frases vacías, sin acción, o una idea del fin que se persigue, a mí y la mayoría nos suena a jeroglífico.

 

Al nombrar la Lonja, recuerdo que he visto dos cosas en el capítulo de inversiones de presupuesto. Y me surgieron varias cuestiones:

 

- ¿Han valorado que el gasto de 100.000 euros para la ascensión en la sala de la Lonja es proporcionado a lo que en aquella sala se va a ofrecer?

 

- Renovación de la cartelería y la señales 25.000 euros. Tres cambios de cartelería he vivido. El primero, placas metálicas, después baldosas, luego, no hace mucho, cambio de carteles. Pasa, que no se hace con un criterio de durabilidad y posibilidad de actualización, al tiempo que nunca se acaba la señalización o la numeración de policía.

 

¿Cuándo decidieron formar el tripartito, no se les escaparía que las bisagras se abren hacia fuera y hacia dentro?

[Img #24104]

 

Vicent Ibáñez

 

 

MANIFIESTO QUE FIRMÉ·

Manifiesto: Reiniciamos el pueblo

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...