Domingo, 25 junio 2017
Última actualización: Sábado, 24 junio 2017 12:50
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Vicente Bolufer
Lunes, 22 mayo 2017
Columna de opinión

Ponerle puertas al campo (disfraces moros y cristianos)

Marcar como favorita

El Ayuntamiento de Benissa, ha aconsejado a la Junta Central de Moros y Cristianos que los festeros no utilicen disfraces sexistas.

[Img #23947]El sexismo es la discriminación que se ejerce sobre un individuo por su sexo. Y sí, ciertamente los disfraces sexistas ofenden a un importante número de personas.

 

Pero con lo anterior, no debemos dejar de mencionar que, del mismo modo, los disfraces de “negritos” en sus muchas variaciones (tribus, etc.), ofenden a mucha gente, al igual que los disfraces caracterizando a personas de otros países y culturas (mexicanos, musulmanes, andaluces, gitanos, etc.) Del mismo modo los disfraces religiosos (budismo, catolicismo etc), ofenden a los practicantes de las múltiples creencias. Y si de caracterizaciones hablamos no hay que olvidar los disfraces que tienen como diana a la clase política, llamándo ladrones y cosas peores a un gran número de personas inocentes, cuyo único “delito” ha sido o es, formar parte de unas determinadas siglas de partidos políticos.  Pero nadie se rasga las vestiduras por todos estos ciudadanos que como pequeño ejemplo acabo de nombrar porque, créanme, la lista es mucho más larga. 

 

Ciertamente el humor satírico que los ciudadanos utilizamos especialmente en nuestras fiestas (llámese fallas, patronales, moros y cristianos, etc.) tienen un denominador común: La libertad de expresión.

 

Nadie está poniendo en duda que el sexismo en el siglo XXI en el que vivimos tiene por delante grandes batallas aún por librar. La igualdad de género, la discriminación sexual, los prejuicios basados en estereotipos caducos, son una asignatura pendiente y necesaria en la educación al igual que otras muchas cuestiones similares, como lo son, la lucha por la igualdad en defensa de la raza, color, religión, etc. Pero no le podemos poner puertas al campo. El humor es necesario.

 

Las personas, todas, utilizamos el humor como válvula de escape. Independiente de la sexualidad de quien está debajo de un disfraz, por tanto, defender a un colectivo por parte de una administración pública se me antoja corto, muy corto. Una frase muy castiza dice algo así como: Si hay que ir vamos, porque ir para nada es una tontería.

 

Así pues, espero que mi ayuntamiento al igual que defiende de manera correcta el sexismo lo haga también con la religión, el color,  la raza de las personas y también la dignidad de colectivos bien políticos u otros que son motivo de sátira en los desfiles.

 

Claro que quizás esto sería demasiado para quienes toman valientemente decisiones políticas, ya que todo el mundo les criticaría y ya sabemos que las críticas conllevan en ocasiones perdidas de votos. Ahí lo dejo.

 

Vicente Bolufer

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...