Sábado, 24 junio 2017
Última actualización: 12:50
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 16 febrero 2017
Comunicado del Grupo Municipal PSPV-PSOE Benissa

Respuesta del Partido Socialista sobre el Fondo de Cooperación Municipal y la no participación de la Diputación de Alicante

Marcar como favorita

Recientemente hemos podido observar, no sin cierta sorpresa, cómo desde el Partido Popular se ha iniciado una vergonzosa campaña en defensa de la decisión de la Diputación de Alicante, gobernada por el PP, de no participar junto con la Generalitat Valenciana en el Fondo de Cooperación Municipal. Recordamos que esta decisión va a suponer que los municipios de la provincia pierdan en ayudas por población 13’7 millones de euros, y que podrían destinar a aquello que, desde la autonomía municipal, se considere más oportuno. De 27,4 millones que se debería recibir, solo llegará la mitad, en concreto la parte que aporta el gobierno valenciano y que ya forman parte de los presupuestos del Consell.

En el caso de Benissa esta decisión supone dejar de recibir 135.693 euros.


Y, ¿por qué nos parece vergonzosa esta campaña iniciada por el PP?. Pues básicamente por tres cuestiones: porque utiliza falsas argumentaciones, porque es incapaz de valorar los elementos positivos que el Fondo de Cooperación supone para aliviar la asfixia que sufren los ayuntamientos y, lo más indignante, porque se ríe de los vecinos y vecinas que viven en los pueblos y ciudades de la provincia.


Resulta curioso que desde el PP se apele a las convocatorias de ayudas y subvenciones que desde la Diputación se ofrecen a los municipios a modo de comparativa con las acciones de la Generalitat Valenciana. Ya sabemos que la Diputación destina dinero para los municipios, pero es que, recordémoslo, esa es su función. La razón de ser, no de esta institución provincial en particular, sino de todas, es repartir fondos entre los ayuntamientos y generar servicios para los municipios, especialmente para los más pequeños. ¡Sólo faltaría eso, que la Diputación no cumpliera con su función fundamental!


También la Generalitat Valenciana, por sus funciones, invierte en cada uno de los municipios en los colegios, en el profesorado, en sanidad, en servicios sociales, en mantenimiento de entidades, en políticas de empleo, y muchas más acciones, y no por ello saca pecho todos los días comparándose con lo que se invierte por parte de la Diputación. Y ¿por qué no lo hace?. Porque son sus funciones, sus competencias.


En referencia al Fondo de Cooperación Municipal y su destino, la importancia del mismo para los ayuntamientos radica en algo muy sencillo: el uso de lo que recibe cada municipio, en base a su población y con un mínimo extra para los municipios más pequeños,  será decisión exclusiva de los propios ayuntamiento. Es decir, lo destinarán a aquellas cuestiones que se consideren más prioritarias, incluido,  por ejemplo, el gasto corriente (las ayudas para gasto corriente que ofrecía la Diputación de Alicante fueron eliminadas en el presupuesto del año 2016). Esto, a poco que uno conozca la dinámica del día a día de un ayuntamiento, supone un alivio económico importante para los equipos de gobierno, que están sufriendo la asfixia a la que le somete la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local del gobierno de Rajoy , y en concreto el conocido como “techo de gasto” que impide a los ayuntamientos usar parte de su presupuesto independientemente de su situación financiera. Esta es la mayor bondad del Fondo de Cooperación Municipal, y que no solventa las convocatorias de ayudas y subvenciones de instituciones como la Diputación de Alicante.


Por lo tanto, la supuesta participación de la Diputación de Alicante en este Fondo hubiera servido para ampliar ese alivio económico para los ayuntamientos, dotándolos de más autonomía y más poder de decisión. Por ello, no entendemos la decisión del presidente César Sánchez, y menos, de quienes desde los municipios se esfuerzan de manera baldía en defender lo que a todas luces es indefendible. Reflexionen y presionen para que cambie la opinión de la Diputación de Alicante, eso es lo verdaderamente útil.  


Igualmente, les pedimos que no engañen a los vecinos y vecinas señalando que la aprobación del Fondo de Cooperación significaría que los municipios se quedarían sin planes de obras de la Diputación, o lo que todavía es más surrealista, intentar alarmar diciendo que el dinero de los alicantinos se iría a otras provincias. No, no mientan. Los 13’7 millones que debería poner la Diputación iría a los pueblos y ciudades de la provincia, a los ayuntamientos, para que sean ellos los que decidan qué es lo que más le conviene a sus vecinos y vecinas.


Por último, sólo señalar que, en efecto, la Diputación no tiene la obligación legal de participar en el Fondo de Cooperación Municipal, una iniciativa que, por cierto,  Zaplana como presidente de la Generalitat aprobó y que los sucesivos gobiernos del PP abandonaron en un cajón. Como decimos, no tienen la obligación legal, pero sí moral: así lo han entendido quienes gestionan las Diputaciones de Castellón y de Valencia. Es una cuestión de voluntad política, y el PP en la Diputación de Alicante no la ha tenido hacia los municipios de la provincia.

 


 Comunicado del Grupo Municipal PSPV-PSOE Benissa

 

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...