Jueves, 19 octubre 2017
Última actualización: 12:21
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 2 enero 2017
Entrevista realizada por Vicent Ibañez el día 17.12.2009 Para la obra de Memorias del Agua Potable en Benissa “Pot ser”.

En memoria de Pedro Soliveres Cabrera, el de la “Vap”

Marcar como favorita

Pedro Soliveres: “Éramos un grupo de amigos, un equipo que tenía ilusión y en el que íbamos todos a una”

[Img #23363]Hace unos años, un eslogan turístico de Benissa decía “Benissa, Alta y Marina”. Si nos referimos al casco urbano, el apelativo de “Alta” está claro, ya que haciendo una similitud con Roma, ciudad de las siete colinas; Benissa sería la colina de los siete miradores.

 

Uno de estos miradores está en la llamada Plana de Feliu, en esta zona, en los primeros años 70 de siglo pasado, se construyó una urbanización que se  llamó “La Amistad”. Los dirigentes de la empresa VAPF,S.A. se construyeron unos chales, que aún hoy son de los más modernos y lujosos de Benissa.

 

Pero por aquello de que la amistad de los dirigentes se rompió, en la actualidad, en la entrada de la urbanización existe un rotulo que la denomina “Pla dels Molins”.

 

Visitamos hoy a Pedro Soliveres Cabrera, y para acceder a su casa, tenemos que franquear una gran puerta corrediza, que se abre después de pulsar en el telefonillo la tecla “Soliveres Tur” para comunicar nuestra presencia. Nos contesta Pedro: “adelante”. Y vamos para allá.

 

En la puerta de la magnífica casa, esta Pedro esperándonos. Nos saludamos. Pasamos a un amplio salón, con una decoración y composición moderna y con signos de que se acercan las celebraciones de la Navidad. El gran ventanal tiene las cortinas abiertas y a través de este, en un primer plano se observa un jardín bien cuidado. Después, una de las mejores vistas de Benissa, los barrancos, las lomas y los “tosales” abancalados. Al fondo, el azul del mar Mediterráneo, donde destaca la mole calcárea del Peñón de Ifach, como una nave berberisca encallada hace siglos.

 

[Img #23365]Quizás, inspirados por estas vistas que tienen las casas de esta urbanización, es por lo que “LA VAP”, así la llamamos todos, referente en la Comarca como empresa promotora desde finales de los años 60, bautizó algunas de sus urbanizaciones con los nombres de Montemar, Buenavista, Maryvilla o Balcón al Mar.

 

Veo a Pedro como siempre, su imagen para mi no ha cambiado en años. Es una persona más bien baja y con una apariencia tímida, al que la vida, en lo tocante al estado físico no le ha sido benévola. Las primeras palabras son para interesarnos por las respectivas saludes, que en el caso de Pedro, según nos cuenta está llena de averías y achaques, pero él, nunca se ha dado por vencido, aunque con algún bajón lógico, se considera una persona vital y optimista.

 

Tiene en la actualidad setenta y seis años, tres hijos y tres nietos. Sus hijos Pedro, Bernardo y Juan, gestionan la empresa VAPF, S.A. Su hijo Pedro Javier es vicepresidente de PROVIA (Asociación de promotores inmobiliarios de la provincia de Alicante). Está orgulloso de sus hijos.

 

Se califica profesionalmente como promotor y constructor.  Cuenta que empezó trabajando en el sector bancario durante 18 años. Opina que en la vida hay que tener intuición, y el cree, que en su vida profesional la ha tenido muchas veces. Ahora, los hijos y la informática, de la que no quiere saber nada, le han dado la posibilidad de dejar poco a poco la responsabilidad de su empresa y dedicarse a la arquitectura. De joven iba bien con el dibujo artístico y después hizo algo de delineación, con eso, y su experiencia de tantos años en VAPF, considera, es suficiente para opinar con autoridad, discutir con arquitectos y dedicarse en el departamento de arquitectura a realizar proyectos. En estos momentos está terminando uno que les ha llevado dos años de trabajo, es una composición de doscientos apartamentos, que se ubica en una zona complicada con un 50 % de pendiente en la urbanización Cumbre del Sol. Y aunque los hijos no quieren que trabaje más, todos los días, en el ordenador Paco Ivars Such y él con papel y lápiz, da vida a sus sueños.

 

Le proponemos repasar los recuerdos de su paso por el Ayuntamiento como concejal durante los años 60 (1961-1967), él es uno de los cuatro miembros vivos, de la Corporación Municipal que el día 29 de abril de 1964, aprobó “la adquisición de 500 participaciones” de un pozo ubicado en el término municipal de Benidoleig, llamado Pozo Cami Sanet.

 

Recuerda Pedro, que el accedió a concejal nombrado por el alcalde Adolfo Torres Torres, por el sistema de aquel momento. La gestión municipal en Benissa estaba muy politizada, por lo que se perdía la energía en discusiones vacías, lo que no dejaba tiempo para pensar y desarrollar proyectos para el progreso del pueblo.

 

[Img #23366]Suena el teléfono móvil de Pedro, atiende la llamada. ¿El tema?, la jardinería de su finca. Da instrucciones...

 

Seguimos...

 

Llegado el momento de sustituir al alcalde, en reuniones previas con los dirigentes provinciales se pide un nombramiento no político. Se propone a Salvador Ivars, persona humilde, que tenía posibilidades de dedicarse al ayuntamiento. Tenía un negocio de fabricación de barras de hielo, sin hijos y que tenía un grupo de gente que lo apoyaba. Se nombró a Salvador Ivars.

 

La corporación presidida por Salvador Ivars estaba formada por un grupo de amigos, un equipo que tenía ilusión y en el que iban todos a una. No había ninguna discrepancia. El equipo, así lo llama, se planteó que necesidades tenia Benissa. El agua, traer el agua. ¡Pues a traer el agua! El papel de Pedro se circunscribió al tema financiación.

 

Recuerda a Clemente Arjona y sobre todo a Domingo Iborra, al que considera su gran amigo, concejales, que junto a Salvador Ivars trabajaron más intensamente en las negociaciones para la financiación del proyecto, que se llevaron a cabo en Madrid. Insiste en calificar a Domingo Iborra como una persona fenomenal.

 

Su esposa Paquita, nos pregunta si nos apetece alguna cosa, agradecemos el ofrecimiento. No, estamos muy a gusto, gracias.

 

En un momento analizo cómo va la conversación. Bien, va bien. Pedro habla y de vez en cuando sube de tono, a veces el tono es confidencial, otras se piensa las palabras. Compruebo que tiene un buen sentido del humor, sonríe en muchas ocasiones. La charla es agradable y distendida.

 

Salvador Ivars tenía una buena relación con Francisco Torres Gutierrez  “Paco Torres”, y opina que el papel de este último podría haber sido de más implicación. Posiblemente los contactos de este no eran suficientes para lo que se necesitaba en ese momento.

 

Recuerda a José Cabrera Abargues “Pepe Cabrera”, persona seria y cabal, que encabezo también iniciativas para la financiación del proyecto, como el aval bancario suscrito por algunos benisseros con posibilidades económicas.

 

Entre el año 1969 y 1972, VAPF está en su apogeo, 1.400 personas trabajando, vendía  tres chales diarios. Se estaban construyendo las redes de agua en la zona turística, y VAPF adquiere por adelantado 1.150 dotaciones por un valor de 21.000.000 de pesetas (130.000 euros), que, junto al aval bancario suscrito, sirvió para la financiación de dichas redes.

 

Considera que no se ha reconocido suficientemente por los benisseros esta obra de traída de aguas, cree que somos individualistas y poco dados a homenajes  y reconocimientos.

 

Pedro tiene conocimientos sobre pozos y extracciones de agua, ya que posee en su finca dos perforaciones, las cuales son suficientes para sus necesidades, y conoce muy bien los motivos de las fluctuaciones de los niveles y las posibilidades de nuestro termino municipal, que son escasas en caudales de agua.

[Img #23364]

Opina que España tiene suficiente agua para todos y no son necesarias las desaladoras, sobre todo por el problema no resuelto de las salmueras ya que entiende que esos vertidos al mar son contaminantes en exceso. “... mira el mar Muerto...”

 

Poco a poco se ha hecho oscuro, ¿damos la luz?, no, no hace falta, ya nos hemos visto un rato. Los dos nos hemos reconocido interesados, curiosos, francos..., podemos seguir así. Sigue el buen humor.

 

Los políticos deberían saber dejar o cambiar su puesto a tiempo, se queman, es triste, así ocurrió con Salvador Ivars.

 

Sobre la gestión municipal del Servicio, no puede opinar pues carece de suficiente información, aunque hasta donde puede saber la considera correctísima. Esta por la gestión pública de los servicios, "lo que pasa es que no funcionan, se pone a gestores políticos y no técnicos".

 

Recuerda también, que con José Ivars Ivars “Pepe Ivars” de alcalde, estuvo siete años de Juez de Paz, a instancias de Jerónimo Mulet Llobell, que en aquel entonces ejercía en los juzgados de Denia.

 

Le cuesta decidirse por nombrar un personaje benisero al que admire. Dice que pueden ser varios. Se decide al final, don Pepe Cabrera, personaje sencillo al que todos llamaban “el señoret”. Cree que fue un benisero querido, al que la distancia que en aquellos tiempos separaba a las grandes familias del pueblo llano, no le afectó, acercándose él a la gente y la gente a él, como uno más, como un igual. Lo recordamos los dos conduciendo un seiscientos color crema.  

 

A estas alturas de la conversación, no consideramos a Pedro una persona estirada o distante, por otro lado, nunca lo hemos pensado, no. Es un trato... ¿familiar? Es posible que su buen humor cree esta atmósfera.

 

¿Vale la pena una vida tan intensa, ajetreada, teléfono arriba, discusiones, problemas? “Huy, vamos a filosofar.  Si eso nos satisface, si nos llena, si nos gusta, claro que si, a pesar de lo que pueda venir después”.

 

Recordamos dos episodios que en los años 80, pretendieron perjudicar su imagen. Los dos los pone él sobre la mesa:

 

“El panfleto”. Este episodio consistió en el reparto de un papel anónimo en el que se intentó desacreditarle, achacándole un supuesto aprovechamiento fraudulento de agua potable. Cree que fue para evitar su entrada en política, Hubo una respuesta al “panfleto”, pero esta estaba firmada, la firmo él.

                                     

Urbanización Cumbre del Sol - Benitatxell

El segundo episodio fue, el movimiento “ecologista” en contra del proyecto de urbanización del Puig de la Llorença, hoy urbanización Cumbre del Sol. Considera que fue orquestado para que vendiera dicho proyecto aprovechándose de la buena fe de la gente que valora la naturaleza. No se echó atrás, su proyecto siguió adelante porque cumplía todos los requisitos.

 

Terminamos charlando de la crisis, de la que Pedro cree, los bancos han sido los causantes o por lo menos tienen una gran parte de responsabilidad. A su empresa le afecta porque no vende, pero no tiene problemas financieros. Las anteriores si fueron graves, ya que en aquel momento se había adquirido mucho patrimonio y había poca liquidez.

 

Recuerda a su maestro Jorge Valor Serra, del que guarda un gran recuerdo.

 

Coincidimos en que ser ordenado es un valor fundamental.

 

Se considera una persona correcta, su máxima ha sido siempre hacer el bien que pueda, el mundo no lo podía arreglar, pero lo que en sus manos estuviera, debía hacerlo. Recordamos, que en los mejores momentos de VAPF, en navidad se repartía a los más desfavorecidos, regalos, comida e incluso dinero.

 

Salimos al exterior, las temperaturas estos últimos días han bajado, hace frío, Pedro va poco abrigado, pero nos acompaña hasta el coche, de paso da algunas instrucciones al jardinero. A nosotros, nos dedica una sonrisa y un hasta pronto.

 

Es posible que volvamos, la visita y la compañía ha sido agradable, no cabe duda que han quedado muchos asuntos de los que nos habría gustado preguntar y no hemos sabido cómo hacerlo, o él, hábilmente, los ha esquivado.

 

Salimos de la finca a través del acceso privado hasta la carretera nacional, allí comprobamos que la tranquilidad de la que hemos gozado en la casa de Pedro durante hora y media, ha desaparecido. Volvemos a la vida de las prisas y aprietos, donde no tenemos tiempo para parar y mirar un poco el horizonte, y desde el mirador público del “Pla de  Molins”, comprobar que también podemos ver la nave berberisca encallada dentro del mar azul, con un delantal de barrancos, lomas y “tosales”.

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...