Martes, 26 septiembre 2017
Última actualización: 06:01
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 6 agosto 2013

La importancia de comunicar el cambio de domicilio fiscal en la Agencia Tributaria para evitar posibles deudas inesperadas

Marcar como favorita

Hemos considerado importante escribir este artículo, dado que últimamente hemos recibido clientes que han venido con expedientes de deudas tributarias y sanciones, las cuales desconocían, porque no habían sido notificados en sus domicilios. Junto con ello, el principal problema que se plantea es que cuando el contribuyente tiene constancia de la deuda, ya no la puede recurrir, porque en la mayoría de los casos han transcurrido los plazos para ello. Además, se han devengado intereses y sanciones.

Esto sucede en ocasiones en las que alguien que cambia de domicilio no comunica a la Agencia Tributaria dicho cambio, por tanto ésta sigue practicando las notificaciones en el domicilio en el que el contribuyente consta en el censo de la Administración tributaria.
La Ley General Tributaria y el Reglamento General de Gestión e Inspección Tributaria, establecen la obligación de las personas físicas de comunicar el cambio de domicilio fiscal, indicando que el cambio de domicilio sólo producirá efectos desde que se cumpla con la obligación de comunicación.

Por tanto, no es suficiente que una persona se empadrone en el Ayuntamiento correspondiente, en su nuevo domicilio, sino que es además obligatorio comunicar dicho cambio a la Administración Tributaria.

Este tema de la comunicación del cambio de domicilio fiscal tiene su relevancia, derivada del hecho de que la Administración intente notificar una liquidación a un contribuyente. En el supuesto de que el contribuyente no hubiera comunicado su cambio de domicilio, la Administración le intentará practicar la notificación a su domicilio anterior, por lo que el contribuyente no la recibirá. Tras dos intentos de notificación en su domicilio (o uno solo, si el contribuyente consta como desconocido), la Administración tributaria procederá a la publicación de un anuncio en la Sede electrónica o en el Boletín Oficial del Estado. Una vez transcurridos 15 días desde la publicación del anuncio y en el caso de que el contribuyente no haya comparecido en la Administración, la notificación se entenderá por producida.
Dado que la notificación se entiende por producida, los plazos para interponer recurso comienzan a contar, pero por otro lado el contribuyente no podrá recurrir puesto que no conoce de la existencia de la liquidación, por haberse intentado la notificación en un domicilio que ya no era el suyo. Conclusión, cuando el contribuyente se viene a dar cuenta, la liquidación es firme y contra ella no cabe recurso alguno, y además se han generado recargos, intereses y, en el peor de los casos, sanciones tributarias, que habrá que ser todo ello atendido por el contribuyente.

Por tanto, recomendamos verificar en qué domicilio consta cada uno, para evitar sorpresas desagradables. Otra opción que existe es designar un domicilio a efecto de notificaciones, en el que la Agencia tributaria practicará todas las notificaciones que deba practicar, independientemente del domicilio fiscal en el que conste el contribuyente.

José Antonio Ferrer Soler
@jose_a_ferrer

Avda del Portet, 52
Moraira (Alicante)
Tfno: 965 743 327

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...