Sábado, 25 noviembre 2017
Última actualización: Viernes, 24 noviembre 2017 08:40
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 15 julio 2013
Un eficiente régimen de tributación para los grupos de sociedades

El régimen especial de consolidación fiscal

Marcar como favorita

Existe un régimen tributario especial, aplicable a los grupos fiscales, que puede ser aplicado por éstos y que, en nuestra opinión, puede resultarle beneficioso. Se trata del régimen de consolidación fiscal.

A grandes rasgos, este régimen implica que diversas sociedades pertenecientes a un mismo titular, pueden tributar como un único sujeto pasivo, de manera que, si una o varias sociedades tienen beneficios y otra u otras, pérdidas, se podría compensar entre sí los resultados. De este modo el principal beneficio es que en lugar de pagar impuestos por los beneficios la sociedad o sociedades con resultados positivos, y tener que esperar las que tengan pérdidas a compensar éstas en los próximos años en que tengan beneficios, pueden compensarse entre las diversas sociedades en el mismo ejercicio, por lo que el montante neto de impuestos a pagar se verá reducido en menor o mayor medida, dependiendo del caso particular de cada grupo fiscal.

La definición de grupo fiscal viene dada por la Ley del Impuesto sobre Sociedades y establece que se entenderá por grupo el conjunto de sociedades anónimas, limitadas y comanditarias por acciones, así como entidades de crédito que cumplan ciertos requisitos, y que sean residentes en territorio español, siempre que esté formado por una sociedad dominante y todas las sociedades dependientes de ésta. Por tanto, es necesario que las sociedades sean residentes en territorio español, y ello se da cuando concurre alguno de los requisitos citados por el artículo 8 de la misma Ley, es decir: a) que se hubiesen constituido conforme a la legislación española; b) que tengan su domicilio social en territorio español; o c) que tengan su sede de dirección efectiva en territorio español. También podrán ser sociedades dominantes los establecimientos permanentes de entidades no residentes que se encuentren situados en territorio español, respecto de sociedades cuyas participaciones se encuentren afectas a dicho establecimiento.

Además, la sociedad dominante debe tener una participación, directa o indirecta, al menos del 75% del capital social de las sociedades dominadas, o del 70% en caso de tratarse de sociedades cuyas acciones estén admitidas a negociación en un mercado organizado. Esta participación debe darse al primer día del periodo impositivo (que en la mayoría de los casos, suele ser el primero de enero), y mantenerse durante todo el periodo impositivo, excepto en el supuesto de disolución de la participada.

La opción por la aplicación de este régimen de consolidación fiscal corresponde adoptarla a todas y cada una de las sociedades que deban integrar el grupo, a través de sus Juntas de accionistas u órganos similares. Además debe comunicarse la Administración tributaria la opción por este régimen, así como todas las variaciones en la composición del grupo fiscal.
Otra de las grandes ventajas para las sociedades de este régimen tributario es que, a pesar de que la dominante posea una participación del 75% de la dominada, podrá deducir el 100% de las pérdidas, por lo que podría incluso darse el caso de que si el restante 25% de la dominada perteneciese a otra sociedad, ésta podría deducirse el 25% de las pérdidas, vía dotación por pérdidas por deterioro. Por lo que unas mismas pérdidas darán lugar, según los casos, a deducciones que podrán alcanzar hasta un 125%, es decir, por encima del 100%.

Por ejemplo, la Sociedad A posee el 75% de la Sociedad B, y la Sociedad C posee el 25% restante de B. Las bases imponibles de las tres Sociedades son: A = 100.000 €; B = -50.000 €; y C = 50.000 €. Tras la aplicación del régimen de consolidación fiscal, las bases imponibles quedarían A = 50.000 € (100.000 – 50.000); y C = 37.500 € (50.000 – 12.500 €). De este modo, las pérdidas han sido deducidas en un 125%.

No obstante, la Ley del Impuesto establece de qué modo debe llevarse a cabo la compensación de bases imponibles negativas generadas con anterioridad a la aplicación de este régimen, y las generadas con posterioridad; así como las eliminaciones y tratamiento de los gastos financieros, tras establecerse la limitación a la deducibilidad de éstos.Por ello, recomendamos un minucioso estudio según el caso específico del grupo fiscal.

Creemos que, en algunos casos, puede ser beneficioso dar lugar a la aplicación de este régimen de consolidación fiscal, en orden a obtener una mayor eficiencia fiscal para las entidades.


José Antonio Ferrer Soler
@jose_a_ferrer

Avda del Portet, 52
Moraira (Alicante)
Tfno: 965 743 327

Benissa Digital, Información y actualidad de Benissa
Benissa Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...